Crianza / Lo más reciente! /
Jueves, 16 Febrero 2017

Cría niños emocionalmente fuertes con juegos de relajación

Etiquetas: , ,

Cada vez es más común que los padres calmen a sus hijos con aparatos tecnológicos. Por esta misma razón se hace más necesario que entrenemos a los niños en técnicas de relajación. Pero además de estarles entregando recursos para su vida, podemos hace que se diviertan. Veamos algunos juegos de relajación que harán que, en esta vida sin pausas, los niños logres un mayor autocontrol.

Juegos de relajación

Soplar la vela

En cualquier cumpleaños los más pequeños de la casa siempre quieren soplar la vela aunque no sean los festejados. Por eso este juego les encantará. Pero además de divertirlos este juego le hará aprender a respirar de manera profunda. Se les deberá indicar que tomen aire por la nariz, inflen la barriga y expulsen poco a poco el aire soplando la vela con la intención de apagarla. Esas son las instrucciones, veamos cómo es el juego.

Juegos de relajación soplar la vela

Te puede interesar: ¿Quieres estimular la inteligencia de tu hijo?

Deberá ponerse una vela encendida sobre la mesa y sentar al niño en una silla a una distancia de dos metros. No puede pararse ni inclinarse, por lo que lo más seguro es que no logre apagar la vela. Entonces acercaremos la silla medio metro. Así se irá haciendo hasta que logre apagarla. Así con cada soplo el niño irá adquiriendo la habilidad de respirar profundamente.

El juego del globo

Este juego fomenta la relajación a través de una respiración correcta. Debe realizarse en un espacio amplio y contar con globos de colores. Lo que hay que hacer es inflar e inflar un globo hasta que explote y luego inflar otro globo y manipular la salida del aire por la boquilla. Esta tarea es del adulto, no del niño, la idea es mostrarles esto. Una vez hecha la demostración le pedimos a los niños que cierren los ojos y se imaginen que se convierten en un globo. Deben ir tomando aire y les pediremos que expulsen el aire lentamente, como hicimos antes con el globo.

Luego conversaremos con ellos pidiéndoles que nos cuenten en qué momento se han sentido como globos a punto de estallar, estando en situaciones que no pueden soportar o tolerar. Les pediremos que nos expliquen cómo solucionaron la situación y, de ser necesario, les daremos alternativas.

Relajación progresiva

Son una serie de instrucciones de la posición que deben adoptar los niños y luego de lo que deben imaginar. Hay videos en YouTube que pueden ayudar, pero también podemos ser nosotros quienes pongamos una música relajante y les indiquemos las instrucciones. Mira este video para que entiendas de qué se trata.

La idea no es hacerlo solo una vez y después dejarlo, si no tener una suerte de rutina de relajación para que luego puedan llevarlo a otros contextos como el colegio.

También puedes leer: La importancia de aprender a observar a nuestros hijos.

El juego de la semilla

La idea es simbolizar el crecimiento de un árbol. Usa una luz tenue y música relajante de fondo. Comenzamos poniéndonos de rodillas en el suelo con la cabeza gacha  y los brazos extendidos hacia adelante. Somos una semilla que va creciendo con la música. Se va convirtiendo en un árbol grande con ramas hermosas que serán los brazos. Es un buen juego para realizar por la noche antes de irse a dormir. Practícalo con ellos, también te ayudará.

El cuento de la tortuga

Este cuento de Schneider es muy bueno para fomentar habilidades de autocontrol. Es el cuento de “Pequeña Tortuga” que narra la historia de una tortuga que se enoja por todo y explota con facilidad. Un día se sentía sola y aislada, entonces se encuentra con una sabia tortuga que le da un truco para no enfadarse: meterse en su caparazón, contar hasta calmarse, detener sus malos pensamientos y relajarse.

El cuento es ideal para niños entre 3 y 7 años y lo puedes descargar en este enlace, para leérselo a tus hijos. Una buena idea es que lo aprendan bien y les des un dibujo de tortuga para que no lo olviden y apliquen la relajación en los momentos de tensión en el colegio.

El frasco de la calma

Es un frasco o botella al que le echamos agua, silicona líquida para hacerlo más denso y purpurina. Esta es una manualidad que se puede hacer en conjunto con los niños. Es ideal para que lo observen en momentos de tensión o cuando quieran relajarse. La observación de la purpurina moviéndose lentamente los ayudará a concentrarse y relajar la mente.

Les dejaremos un video donde se explica paso a paso cómo realizarlo:

Arrugar papeles, aplastar bolas y hacer garabatos

Para ayudar a canalizar las emociones negativas servirá dibujar garabatos en un papel, arrugarlos y usar bolas bandas antiestrés. Además de calmarlos favorecerá a la motricidad fina, ya se se fortalecen los músculos de la mano.

Puedes leer: Educar desde la igualdad previene la violencia de género.

Pintar mandalas

Los mandalas están de moda. Sirven tanto a niños como a adultos. Favorece la reflexividad y relajación, pero también la habilidad creativa y la concentración. En librerías se encuentran libros preciosos para colorear, pero también puedes buscar en internet e imprimirlos o incluso dibujarlos tú misma.

Todos estos juegos de relajación ayudarán a los padres en la crianza de los niños, teniendo niños más relajados que sepan controlarse cuando lo necesitan. Es más fácil y mejor criar niños fuertes que arreglar adultos dañados, por lo que tenemos una gran responsabilidad con los niños.

¿Qué juego de relajación vas a practicar hoy?

Fuente: La mente es maravillosa.

Imágenes: Pexels.

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte