Lo más reciente! / Mujer Actual /
Domingo, 11 Mayo 2014

“Miedo a ser feliz” de Edna Wend-Erdel @EdnaWenderdel

Etiquetas: , , ,

foto 3

Nos citamos en un café, quiero saber sobre su novela “Miedo a ser feliz” que está pronta a ser lanzada.  Espero a una señora, abogada de la Universidad Católica de Valparaíso, que además trabaja en interpretación de los sueños..se llama Edna Wend-Erdel.  De pronto, ingresa una mujer joven, de mirada cálida y sonrisa amplia capaz de derribar cualquier frialdad en el ambiente. Nos sentamos e iniciamos una conversación fluida y animada.

Me cuenta de su inicio en la psicoterapia, del análisis transaccional y de la psicoterapia humanista trans-personal que comenzó trabajando para ella misma y que luego decidió compartir con otras personas a través de talleres grupales. Me cuenta del fascinante viaje de las almas por los símbolos del inconsciente y me obsequia su primer libro: “Me lo dijo un sueño”, que parte con una cita que nos habla del viaje de uno de sus personajes hacia el hogar.  Un viaje que “su alma realiza cada noche, para entrar al universo sin tiempo ni espacio, para recuperar en parte la conciencia de quién es y por qué tiene esas experiencias a diario, aun cuando al despertar  no tenga un recuerdo cabal de su recorrido nocturno…”

Ojeo el prólogo de Jaime Hales, que tras confesar que no la conoce, declara haber sido atrapado desde la tercera línea, sin deseo de ser interrumpido en esta lectura. Es verdad que atrapa esta escritora y su obra, que a decir de Hales, “se presenta en forma armónica, liviana, delicada, con una belleza singular.  Es una hermosa obra literaria, una maciza exposición teórica y estupendo manual práctico para la interpretación de los sueños”.

Vuelvo entonces al objetivo inicial de este encuentro y le pregunto:

¿Qué te motivó a escribir “Miedo a ser feliz”?

Mi motivación principal es ayudar a todas las mujeres que actualmente se encuentran viviendo una relación de pareja de abuso verbal o maltrato psicológico. Este tipo de abuso se puede dar en todo tipo de relaciones: entre los padres y sus hijos, entre los alumnos y sus profesores, entre los jefes y sus subordinados, en fin. Pero principalmente es el abuso en la relación de pareja el que me interesa que sea ampliamente identificable y, sobre todo, el que sufre la mujer respecto de su pareja. Si bien existen numerosos casos en los que el abusador es la mujer y el hombre la víctima, la dinámica no es exactamente igual. Y de cualquier manera, la mujer se encuentra más desprotegida en la sociedad, precisamente por la forma en que esta está estructurada. La presencia del patriarcado ya por tantos siglos y la desigual distribución del poder entre hombres y mujeres que aún existe han llevado históricamente al hombre a sentirse con el derecho de dirigir la vida de su mujer y de sus hijos. Las mujeres, por nuestra parte, hemos aceptado ese rol disminuido y si bien hemos dado grandes pasos de avance en lo que a materia laboral se refiere, en nuestras relaciones personales, y especialmente en las de pareja, seguimos poniéndonos muchas veces por debajo de la autoridad de los hombres y ni siquiera nos damos cuenta.

En una relación sentimental donde existe abuso verbal no existe una situación de igualdad, pues uno de sus integrantes, normalmente el hombre, necesita ejercer el control sobre el otro, generalmente la mujer. En este tipo de relaciones hay abuso de poder, maltrato, intentos constantes y progresivos en intensidad de disminución de la autoestima de la mujer, indiferencia hacia ella, rebaja de sus logros, ofensas abiertas o encubiertas, manipulación constante, etcétera. Todo lo anterior con la intención del hombre de ejercer poder sobre la mujer.

Esta violencia de la que hablas, es menos visible que la física.  ¿Es posible identificarla, cómo se vive con ella?

Lo triste y terrible de esto es que la mujer vive este abuso en silencio. Primero, porque en general, el abuso se da en privado y en el espacio público el hombre se presenta gentil y tranquilo.  Pero lo más importante es que lo que ella no logra identificar es que la relación en sí misma es una de abuso, que su pareja nunca la ha visto como a una igual y que tiene una intención positiva de rebajarla para poder ejercer control sobre ella.

Entonces, ¿qué me motivó a escribir este libro? Ayudar a las mujeres que se encuentran en una relación de abuso verbal o maltrato psicológico a darse cuenta, en primer lugar, del tipo de relación en el que están y entregarles herramientas para detener este abuso en sus vidas.

En este sentido y como primera herramienta, ¿podrías definir el abuso verbal?

El abuso verbal es un acto de violencia o maltrato psicológico que pretende rebajar a la persona agredida para controlarla a través de palabras ofensivas, gestos de desdén, indiferencia, trivialización, burla, críticas o culpabilización. Un acto aislado de este tipo lo tenemos todos de vez en cuando, pero esto debe diferenciarse de una relación de abuso verbal.

Una relación de abuso verbal se da entre dos personas que se encuentran vinculadas entre sí por una situación sentimental, laboral o de parentesco e implica que uno de los miembros pretende ejercer el control sobre el otro mediante actos de violencia verbal o psicológica. El abusador entiende que todo tipo de relación se da en un ámbito de poder de uno sobre el otro, y como intenta defenderse de ser controlado, dirige todas sus energías hacia una manipulación generalizada y constante a través de actos de represión psicológica. Es muy relevante destacar que  los actos de abuso verbal ocurren en privado en la gran mayoría de las ocasiones, por lo que solo la mujer sabe que lo sufre y cuando intenta compartir esta realidad, no encuentra apoyo en el entorno.

¿Qué consecuencias produce en las víctimas este tipo abuso?

Hablemos de la situación de la mujer que es abusada psicológicamente en una relación sentimental. Lo primero es confusión. Tal como lo explico en mi libro “Miedo a ser feliz”, ambos miembros de la relación viven una realidad diferente: él, la del “poder sobre” y ella, la del “poder personal”, pero ninguno sabe de la realidad del otro. Ella no imagina que él intenta controlarla y él no entiende que ella solo quiere una relación de cooperación mutua e igualdad. De esta manera, la mujer no logra entender que existe hostilidad detrás de estos actos de violencia verbal que él ejerce sobre ella,  pues  supone que está en una relación amorosa y su pareja no puede querer maltratarla.

Además, y debido a la grave disminución de la autoestima de la mujer que en ella produce la crítica constante, la culpabilización, las ofensas abiertas o encubiertas, etc., otras graves consecuencias para la mujer son: la pérdida de alegría y entusiasmo por la vida, estar siempre a la defensiva en espera del siguiente ataque, creencia de que hay algo mal en ella, la duda y constante crítica sobre sí misma, sensación de no ser feliz cuando aparentemente tiene todo para serlo, deseos de huir o no haber conocido nunca a este hombre. Y como corolario de todo lo anterior, una profunda desconfianza en relaciones futuras.

 

¿Por qué crees que es importante detectar que se está en una relación de abuso verbal?

Es tremendamente importante, porque la salud integral de la mujer está siendo constantemente deteriorada. Y digo integral, porque no es solo que la mujer pueda estar triste casi todo el tiempo, sino que la duda y desvalorización constante que sufre le puede producir enfermedades graves como  cáncer, enfermedad a los huesos u otras, pues ya se sabe que todo está relacionado. Por lo demás, la mujer ha dejado de creer en sí misma y en sus propias percepciones y eso la incapacita para interpretar lo que sucede a su alrededor de una forma medianamente objetiva y la mantiene en un círculo vicioso del cual es más difícil salir a medida que más tiempo pase. Esto porque los actos de agresión verbal la desvalorizan,  ella se lo cree y entonces siente que depende emocionalmente del hombre para sentir que vale algo y que, tal como él se lo repite con palabras, gestos o indiferencias cada día, ella no es lo suficientemente capaz para volver a enfrentarse sola al mundo.

¿Por qué una mujer entra en este tipo de relación abusiva?

Por la misma razón por la que lo hace el abusador.  Ambos vivieron en su infancia, de una u otra manera, en un ambiente donde necesidades infantiles importantes no fueron satisfechas, un ambiente donde existía el abuso verbal y a veces físico. La diferencia entre la mujer y el hombre es que ella pudo compartir e integrar en alguna medida sus necesidades emocionales insatisfechas, ya sea con hermanos o amigos. El hombre, en general, se guarda lo que siente y esconde su dolor hasta de él mismo, negándolo.  Entonces para sobrevivir, él se convierte en abusador. Como consecuencia de estas vivencias, ambos crecen con una autoestima muy baja y es así como entran a la relación. ¿Por qué la mujer lo elige justamente a él? Porque es un abusador, los hombres buenos y amorosos simplemente no le atraen, porque en forma inconsciente ella intenta recrear el ambiente que vivió de niña para superarlo. Lo que ella no sabe es que no es esa la manera de hacerlo. En todo caso, todo esto opera en forma inconsciente.

¿Crees que es posible liberarse de este dolor?  ¿Cuál es el camino que se debe tomar?

No es solo posible, sino imprescindible. Lo indispensable para salir de la violencia es dejar de permitirla.

Te diría que el primer paso es comprender, entender que se está en una relación de abuso verbal, que no se trata de actos aislados de violencia, sino de un tipo de relación en el que el hombre quiere ejercer poder sobre la mujer, dominarla mediante la manipulación y actos de represión psicológica. El segundo paso es detener el abuso. La mujer debe aprender a enfrentar los actos violentos para que dejen de ocurrir, debe rearmarse, recuperar su autoestima y recordar que ella es un ser humano valiosísimo, al igual que todos los demás, cosa que ella no sabe, y desde ahí actuar defendiendo su integridad física y psicológica. No estoy hablando de terminar la relación, eso simplemente no serviría, pues sin solucionar el problema que hay detrás de la búsqueda de relaciones abusivas, la mujer volverá a sentirse atraída por un hombre igual. Solo debe concentrarse en detener el abuso y recuperar su autoestima. Lo demás se solucionará solo.

¿Ayuda enfrentar este abuso la compañía de otras personas?

Es muy importante que se comparta con personas que ella sienta que pueden comprenderla, acogerla y apoyarla. Creo que es fundamental que existan otros grupos de mujeres que estén viviendo o hayan vivido y superado la misma realidad donde pueda refugiarse. De hecho, prontamente voy a iniciar grupos como estos, pues yo misma tengo experiencia personal en el tema.

Finalmente, tú trabajas con interpretación de los sueños. ¿Se puede vincular esto con la violencia verbal contra las mujeres?

Yo trabajo con interpretación de sueños hace más de quince años y con certeza te puedo decir que los sueños son una guía incuestionable en el camino hacia el encuentro contigo mismo. Ellos te ayudan a identificar lo que funciona y no funciona en tu vida y te ofrecen posibles soluciones ante los desafíos que enfrentas a diario. En el tema de las relaciones personales los sueños te muestran cómo te sientes realmente, qué ocasiona esos sentimientos y qué puedes hacer para salir de una situación problemática. Son una guía que traemos “por defecto”, hay un sabio dentro de cada uno de nosotros que nos está ayudando cada noche a vivir nuestro día, solo que la mayoría no lo sabe y por tanto no lo utiliza. Si estás en una relación de abuso verbal, seguramente tus sueños te lo vienen diciendo desde el inicio.

 Foto entregada por: Verónica Jamasmie

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte