You are currently viewing 5 Señales de que tu Pareja Podría Tener un Estilo de Apego Evitativo

Los estilos de apego han ganado mucha atención en las redes sociales últimamente. Si aún no estás familiarizada, tu estilo de apego, que es esencialmente una forma de entender cómo te relacionas con los demás en tus relaciones cercanas, se clasifica en una de cuatro categorías: seguro, ansioso, evitativo (también conocido como evitativo-despectivo) y desorganizado (también conocido como evitativo-temeroso).

En este artículo, nos enfocaremos en las relaciones románticas con alguien que tiene un estilo de apego evitativo, caracterizado por una incomodidad con la cercanía emocional, una profunda necesidad de independencia y una renuencia a depender de los demás. Estar en una relación con alguien con este estilo de apego conlleva desafíos únicos.

  1. Tiene miedo al compromiso

Una pareja con un estilo de apego evitativo puede ser reacia a invertir completamente en la relación debido a miedos sobre el compromiso. Puede evitar conversaciones sobre el futuro o mostrarse reticente a hacer planes a largo plazo. Por ejemplo, si sugieres hacer un viaje juntos dentro de seis meses, puede responder con evasivas o cambiar de tema rápidamente.

En estos casos, puedes notar que tu pareja no se siente cómoda al hablar de planes a largo plazo, lo que podría ser una señal de que tiene miedo a sentirse atrapado en la relación.

  1. Valora fuertemente la independencia en la relación

Aunque mantener tu independencia dentro de una relación es saludable, una fuerte necesidad de autonomía y libertad por encima de todo puede ser una señal de apego evitativo. Por ejemplo, si insiste en tener su propio espacio y tiempo, incluso cuando hay oportunidades para compartir actividades juntos, esto puede ser indicativo de su necesidad de mantener cierta distancia.

Imagina que quieres pasar el fin de semana juntos, pero tu pareja siempre tiene excusas para estar solo o con amigos. Este comportamiento puede generar frustración y sentimientos de negligencia en ti, especialmente cuando se distancia en momentos de conflicto o estrés.

  1. Tiene dificultades con la intimidad emocional

Una pareja con un estilo de apego evitativo probablemente tenga dificultades para compartir su mundo interior contigo. Conseguir que exprese sus pensamientos, emociones y vulnerabilidades puede ser como sacarle los dientes.

Por ejemplo, puedes notar que, al preguntar cómo se siente después de un mal día en el trabajo, su respuesta es siempre vaga o evasiva. Puede decir algo como “todo está bien” o “no es nada”, evitando profundizar en sus verdaderos sentimientos.

  1. Dedica más tiempo al trabajo que a la relación

Las parejas con un estilo de apego evitativo pueden invertir más tiempo y energía en sus carreras que en sus relaciones románticas. Imagina que tu pareja constantemente trabaja horas extras y se lleva trabajo a casa, dedicando poco tiempo a actividades compartidas.

Esto puede deberse a que ha aprendido a valorar más las recompensas que obtiene en el trabajo que las que podría recibir en una relación. Sus relaciones tempranas probablemente fueron intrusivas o emocionalmente vacías, enseñándole que las relaciones no son el lugar donde se obtiene una satisfacción tremenda.

  1. Su comportamiento cerrado desencadena tu ansiedad en la relación

Es bastante común que una persona con apego evitativo se empareje con una persona con apego ansioso. Esta combinación crea una dinámica de “empujar-tirar”, donde la persona con apego evitativo no se comunica claramente o comienza a alejarse, lo que desencadena que busques constantemente reafirmar la relación.

Presta atención a cómo las tendencias evitativas de tu pareja pueden activar tus propias ansiedades. Si no te sientes segura, luchando por satisfacer tus necesidades o temiendo que tu pareja se vaya, esto puede indicar una dinámica desequilibrada. Por ejemplo, podrías encontrarte enviando mensajes de texto frecuentes para obtener una respuesta que te tranquilice, solo para sentirte ignorada y más ansiosa cuando tu pareja no responde.

Stealthing

¿Qué Hacer Si Tu Pareja Tiene un Estilo de Apego Evitativo?

Sé paciente y comprensiva

Es importante reconocer que los desafíos de tu pareja en torno a la intimidad emocional probablemente se derivan de su crianza o experiencias pasadas, no porque no te ame o no le importes. Por ejemplo, si notas que se retira emocionalmente durante una discusión, trata de abordar la situación con calma y empatía en lugar de enojo.

Busca formas de expresarte a las que sea más receptivo

Es natural sentirse herida cuando tu pareja se niega a abrirse o intenta crear distancia. Sin embargo, si abordas la situación con enojo, es probable que tu pareja se retire aún más. Trata de emplear un tono más objetivo. Por ejemplo, en lugar de decir “Nunca hablas conmigo”, podrías decir “Me gustaría entender mejor cómo te sientes”.

Recuerda que tus necesidades también son válidas

Tus emociones son razonables. Tu pareja simplemente tiene dificultades para manejarlas porque se siente abrumada fácilmente. Asegúrate de comunicar tus necesidades de manera clara y directa, sin sentirte culpable por ello. Por ejemplo, podrías decir “Necesito sentirme más conectada contigo, ¿podemos hablar un poco más sobre nuestro día?”.

Acepta que abordar estos obstáculos será un proceso

Trabajar en estos problemas llevará tiempo y esfuerzo de ambas partes. Será un proceso de múltiples conversaciones y posiblemente terapia de pareja. Después de seguir este proceso, tendrás que decidir si hay suficiente conexión en la relación para nutrirte. Por ejemplo, podrías necesitar varias discusiones para establecer una mejor comunicación y encontrar un equilibrio entre sus necesidades de espacio y tus necesidades de conexión.

Entender y manejar un estilo de apego evitativo en una relación puede ser desafiante, pero con paciencia y comunicación abierta, es posible crear una conexión más fuerte y satisfactoria.