You are currently viewing ¿Cómo dejar de preocuparte por lo que piensan los demás? 15 consejos para no darte por vencida

Todos queremos ser apreciados. La aceptación y aprobación de quienes nos rodean activan nuestros receptores de oxitocina, generando sentimientos de seguridad, vínculo y menor ansiedad. Los seres humanos, por naturaleza, son seres sociales que anhelan conexión, intimidad y relaciones con los demás. Preocuparse por lo que otros piensan de nosotros es parte de ese deseo de establecer conexiones y sentirse aceptado.

Pero, ¿qué pasa si has comenzado a darle demasiada importancia a las opiniones de extraños y conocidos? Si preocuparte por lo que piensan los demás te está frenando, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a preocuparte menos.

Cómo dejar de preocuparte por lo que piensan los demás

1. Identifica tus valores
¿Cuáles son tus valores? Son el “por qué” detrás de todo lo que haces. Tal vez te encante cocinar alimentos nutritivos porque valoras la salud, o pases tiempo con tus amigos porque valoras la amistad. Haz una lista de tus tres a cinco valores principales en la vida. Esta lista puede servir como guía para evaluar tus decisiones en lugar de hacer elecciones que crees que tu grupo social aprobará.

2. Elige a tus personas
Estás conectada con cientos o miles de personas a través del trabajo, la escuela, la familia y las redes sociales. No todas sus opiniones importan por igual. Rodéate de personas que te acepten tal como eres y que no te hagan sentir juzgada. Decide a quién acudirás para pedir consejo y aprobación externa.

3. Aléjate de las personas juzgonas
Desconéctate de personas que no te aportan energía positiva. Establece límites para mantener a las personas tóxicas fuera de tu vida personal y tendrán menos oportunidades de juzgarte.

4. Limpia tu feed de noticias
Si hay alguien en tu feed de redes sociales que siempre te hace sentir mal, tómalo como una señal para dejar de seguir a esa persona. Cultiva un feed de publicaciones que te hagan reír, que mejoren tu estado de ánimo y que te hagan sentir valiosa.

5. Tómate un descanso de las redes sociales
Para una limpieza completa, toma un descanso de las redes sociales. Prueba hacerlo por un día y observa cómo te sientes. Cuando (y si) decidas volver, será más fácil identificar a las personas negativas y silenciarlas.

6. Diviértete
Dedica tiempo a actividades que mejoren tu salud mental y agreguen diversión a tu vida. Cuando disfrutas de tu vida, no tienes tiempo para preocuparte por lo que piensan los demás.

7. Acepta que no puedes agradar a todos
Algunas personas nunca estarán contentas, no importa lo que hagas. Trabaja en aceptar que no vale la pena gastar energía, en tratar de hacer feliz a una persona infeliz.

8. Déjalo ir
Acepta que no puedes controlar lo que piensan los demás. Concéntrate en lo que sí puedes cambiar.

9. No te compares y te desesperes
Compararte con los demás puede dejarte sintiéndote avergonzada de tus propios logros. Recuerda que eres la única persona en tu camino, no hay comparación.

10. Practica la autoaceptación
Crea una visión de quién eres ahora y quién quieres ser. Acepta que todas las versiones de ti son parte de un continuo valioso.

11. Enfócate en la curiosidad y la gratitud
Lleva un diario de preguntas que te despierten curiosidad y cosas por las que estás agradecida. Una perspectiva positiva puede desviar el foco de los miedos y preocupaciones sobre las opiniones ajenas.

12. Lleva un libro de logros
Guarda cada mensaje en el que alguien te felicite o diga algo amable. Antes de que te des cuenta, tendrás páginas y páginas de refuerzos positivos para contrarrestar los días malos y las opiniones duras.

13. Perdónate a ti misma
Todos cometemos errores. En lugar de enfocarte en cómo otros sienten sobre tu error, trabaja en perdonarte a ti mismo.

14. Prueba afirmaciones
Sé tu propio animadora. Las afirmaciones te ayudan a liberarte de cualquier preocupación sobre las opiniones negativas de los demás.

15. Haz una revisión de la realidad
La verdad es que nadie piensa en ti y en tu vida tanto como tú lo haces. La mayoría de las personas están absortas en sí mismas y no se enfocan en ti.