You are currently viewing Un Siglo de Sabor: La Ensalada César Llega a los 100

La ensalada César está de fiesta: ¡celebra su centenario! Este plato icónico fue inventado el 4 de julio de 1924 por el inmigrante italiano Caesar Cardini en su restaurante, Caesar’s Place, en Tijuana, México. En una calurosa noche, Cardini se vio en apuros para alimentar a un gran número de californianos que cruzaban la frontera para escapar de la Ley Seca. En medio del bullicio del comedor, él mezcló hojas enteras de lechuga romana con ingredientes que tenía a la mano: aceite con ajo, salsa Worcestershire, limones, huevos y queso parmesano. Así nació una estrella gastronómica.

 Festival con Sabor a Historia

Este domingo, los festejos por el centenario de la ensalada llegan a su gran final con un festival que ha atraído tanto a turistas locales como extranjeros. Durante cuatro días, Tijuana ha rendido homenaje a este platillo de reconocimiento mundial. Frente al Hotel Caesar’s, en la emblemática avenida Revolución, cientos de personas se dieron cita para formar parte de esta celebración. En el cierre del evento, los asistentes podrán disfrutar del típico platillo tijuanense, acompañado de un vino especialmente preparado para la ocasión. Además, habrá la oportunidad de adquirir un libro dedicado a la famosa receta.

Decenas de personalidades del mundo de la gastronomía nacional e internacional también se dieron cita en Tijuana, rindiendo homenaje a este platillo creado en la frontera y que ha conquistado paladares a lo largo de un siglo. La ciudad se vistió de gala para celebrar esta icónica ensalada que, más allá de ser un simple platillo, es un símbolo de la creatividad y el sabor que la ha caracterizado a ella y a su gente durante los últimos 100 años.

Un Clásico que No Pasa de Moda

A diferencia de otros platos del siglo XX, como la ensalada Waldorf o el cóctel de camarones, la receta de Cardini sigue siendo un favorito perenne. Según Technomic, una firma de consultoría de restaurantes, alrededor del 35  por ciento de los restaurantes en Estados Unidos tienen ensalada César en sus menús. Además, en el último año se vendieron casi 43 millones de botellas de aderezo César en EE. UU., lo que equivale a 150 millones de dólares, según Nielsen IQ.

El platillo tardó algunos años en llegar a ser popular. Una receta de esta ensalada no apareció en “Joy of Cooking”, uno de los libros de cocina más populares en EE. UU., hasta la edición de 1951. Durante las décadas de 1960 y 1970, la ensalada se preparaba a menudo junto a la mesa, dándole un aire de espectáculo y sofisticación.

El Sabor que Conquistó el Mundo

La ensalada César es ideal para el paladar occidental porque combina nuestras dos texturas preferidas: crujiente y cremosa. Las yemas de huevo y el queso parmesano son también ricos en ácidos glutámicos, lo que le da a la ensalada ese sabor salado y rico conocido como “umami”. Las muchas variaciones también le han dado poder de permanencia. Los chefs pueden añadir pollo, tocino o salmón, mezclar col rizada o coles de Bruselas, y hacer el aderezo con pasta de miso o tofu.

Cardini no era partidario de variar su receta. En una entrevista de 1987 con el Honolulu Star-Bulletin, su hija Rosa Cardini dijo que su padre era muy preciso al preparar su creación. Usaba solo las hojas tiernas e internas de la lechuga romana y las dejaba enteras, para que los comensales las recogieran con los dedos. Hervía los huevos durante un minuto antes de añadirlos y no usaba anchoas.

 Disputas y Leyendas

A pesar de lo anterior, hay cierto debate sobre los orígenes de la ensalada. Algunos afirman que la receta en realidad era de la madre de Livio Santini, uno de los chefs de Cardini y también inmigrante italiano. Otros dicen que el hermano de Cardini, Alex, fue el creador de la ensalada, la cual preparaba con limas y pasta de anchoas. La versión de Alex se llamó “Ensalada del Aviador” porque supuestamente la servía a los aviadores de una base en San Diego. La mezcla también recuerda a viejas especialidades italianas. Se asemeja a un pinzimonio, un aderezo de aceite de oliva y jugo de limón usado como dip para vegetales, o una bagna cauda, un dip caliente de anchoas y ajo de la región del Piamonte, donde nació Cardini.

Un Legado que Perdura

El negocio en Tijuana declinó después del fin de la Ley Seca, así que Caesar Cardini se mudó con su familia a Los Ángeles en 1935. Embotellaban su aderezo en casa antes de fundar eventualmente Caesar Cardini Foods Inc. Rosa Cardini asumió el control de la empresa familiar en 1956 tras la muerte de su padre, y eventualmente añadió otros 17 aderezos. T. Marzetti, un fabricante de aderezos y dips, adquirió Cardini Foods en 1996 y aún vende los aderezos de la marca Caesar Cardini.

La receta no solo ha perdurado en el tiempo, sino que ha trascendido fronteras y generaciones, consolidándose como un platillo emblemático que sigue deleitando a comensales de todo el mundo. ¡Feliz centenario, ensalada César!

Agregar un comentario