Lo más reciente! / Relaciones /
jueves, 21 septiembre 2017

Cómo superar el alcoholismo en la pareja

Etiquetas: , ,

“Mi vida en pareja fue un “dulce amargo”. Aún recuerdo con claridad todos aquellos momentos de viajes, reuniones, fiestas en donde la copa llegaba a ser su prioridad. Aquel hombre a quien amaba mucho, admiraba y reíamos se transformaba por completo. Era un total desconocido para mí: agresivo, macho, necio, prepotente. En dos palabras: mala copa.

Mi esposo, compañero de vida, confidente, padre de mi hijo estaba bebiendo mucho. Era un alcohólico y no quería parar. Había hecho todo lo que estaba a mi alcance para lograr que dejara de beber. Nada funcionaba. Nada

Después de una ronda más de promesas, perdón y luego más promesas rotas, me di cuenta de que tenía una fuerte enfermedad emocional y física, el alcoholismo. Mi vida era totalmente ingobernable, me convertí dependiente a él. Fue ahí cuando yo también necesitaba ayuda atrapada, encerrada en mi papel de víctima.”

Hoy en día el alcoholismo en la pareja es una realidad. Hay que señalar que se trata de dos enfermos: el alcohólico y el codependiente. Esto retroalimenta una relación destructiva, enferma y emocionalmente dependiente.
Para entender este tipo de relación es importante definir dos términos del DSM IV:

a) Alcoholismo: Un patrón desadaptativo de abuso de alcohol que lleva a un deterioro o malestar clínicamente significativos, manifestado por uno o más de las siguientes características, durante un período de 12 meses.

– Incumplimiento de obligaciones, ausencias repetidas en el trabajo al igual que descuido de los hijos o de las obligaciones en el hogar.

– Consumo recurrente del alcohol en situaciones físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil).

– Problemas legales repetidos relacionados con el alcohol (arrestos por comportamiento escandaloso, peleas).

– Problemas sociales continuos o problemas interpersonales causados por los efectos del alcohol (discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física).

b) Codependencia: Condición psicológica basada en la ingobernabilidad de la propia vida volcando el control sobre la vida de los demás. Baja autoestima, dependencia al otro y miedo.

Para todas las lectoras de Mujer y Punto que viven una situación emocionalmente, espiritualmente y físicamente desgastante como el alcoholismo de su pareja, es importante darse cuenta de esta terrible enfermedad.

¡Yo lo puedo ayudar!

Durante muchos años te has dedicado a ser la salvadora de tu pareja, le pides silenciosamente a DIOS que te ayude a sacarlo adelante.

El sufrir, llorar, aguantar y tolerar no es algo nuevo en tu vida. Por desgracia hiciste tu elección de pareja de forma totalmente inconsciente a partir de heridas emocionales infantiles (abandono, baja autoestima, necesidad de aprobación y falta de reconocimiento). Justamente con él, logras el enganche perfecto de lo que te “falta”

El codependiente

Las parejas de alcohólicos, son personas fuertes pero también codependientes (dependientes emocionales) de la forma de beber de su pareja. ¿Te suena familiar? Si alguien necesita algo, consideras esa tu responsabilidad. Si alguien tiene un sentimiento, sientes que debes de analizarlo por él o por ella. Si alguien tiene un problema, lo consideras tuyo y lo debes de resolver. No sabes decir NO. No tienes una propia vida. Pasas la mayor parte del tiempo tratando de proteger y controlar la bebida de tu esposo, dejando que te controle y sintiéndote confundida por todo.

Todo para qué

Siempre estuviste dispuesta a rescatar a tu pareja. ¿No se supone que debemos de ser perfectos? ¿No debemos seguir esforzándonos sin importar cuánto duela? ¿No nos corresponde detenerlos y dirigirlos bien? Le prestaste dinero, les pagaste sus cuentas, le hablaste al jefe para justificar por qué no fueron a trabajar. Accidentes, choques, cuentas sin pagar, olvido de responsabilidades. Siempre, ¡justificaciones y más justificaciones!

Problema generacional

¿Es común observar generaciones familiares de alcoholismo? Incomprensible entender cómo un hijo, al vivir tanto dolor con un papá alcoholizado, sigue el mismo patrón de adulto.

Los hijos de adictos dependen de la fantasía de que pueden escapar del dolor de sus familias adictas a través de volcarse en alcohol. Otros miembros de la familia creen que en la idea de que pueden eliminar el dolor de su infancia si consiguen una pareja adicta y logran que deje de beber.

Lo conocido es lo deseado

Reamente no entiendes cómo es que escogiste una pareja violenta, borracha ya que desde niña te juraste a ti un destino diferente al de tu madre. Pasan los años, ¡Caes en lo mismo que ella! Lamentablemente guardas muchas heridas internas emocionales y estas características que viste en tu padre que te lastimaban fue la manera en que aprendiste a convivir con tu primera figura de identificación, TU PADRE. Es común que repitas patrones con tus futuras pareja ya que lo conocido para ti es lo seguro, sabes cómo lidiar con ese tipo de hombres.

¡Hablamos el mismo idioma!

Así se forma un ciclo generacional de adición. Los miembros de la familia han aprendido el idioma del padecimiento; cuando es tiempo de formar una relación fuera de la familia, buscan a personas que hablen su mismo idioma. Esta búsqueda selectiva es a nivel emocional, inconsciente. Si te preguntas de forma frustrada: “¿Por qué sigo relacionándome con alcohólicos?”, la respuesta es: “Hablan el mismo idioma”

¿Hasta dónde aguantar?

¿Ha jurado una y otra vez que cambiará por ti? ¿Cuántos perdones has escuchado? ¿Justificaciones? En fin, debes de entender que sí estás conviviendo con una pareja alcohólica, lo más importante es reconocerlo y asumir, que no cambiará jamás por ti. Tu pareja es quien tiene que tomar la determinación de su recuperación. Y tú también necesitas un proceso de tratamiento para comprender tus formas codependientes de relacionarte.

Tratatamiento

Alcohólico: Los adictos en recuperación, se centran en “el nosotros” en lugar de centrarse en el poder o en el placer. Se aprende a tener una relación de interdependencia con tu comunidad, su grupo de Alcohólicos Anónimos. Basados en el libro azul de los 12 pasos en dónde dejar de beber es tan solo el comienzo. Se encuentra que el ayudar a otros se ayuda a sí mismo a ser humano. Se basan en el principio “Te doy la vida, te doy la muerte. Elige la vida”. Esto finalmente es de lo que se trata el recuperarse de la adicción, escoger la vida.

Codependiente: Para las parejas afectadas por la forma de beber de un ser querido forzosamente debe asistir a un grupo de Al-Anon y combinarlo con un tratamiento individual de psicoterapia. El papel de ayudar no es hacer cosas por la persona que estas tratando de ayudar; sino ser algo para esta persona; no tratar de controlar o cambiar sus acciones sino mediante la comprensión y el conocimiento de modificar tus propias acciones: el dominio por el estímulo, el pánico por la serenidad, la inercia de la desesperación por energía el crecimiento para un autoconocimiento.

Por: Helena Lebrija

Helena es colaboradora de Mujer y Punto, psicóloga clínica dedicada al área emocional de las personas. Apasionada de temas como la pareja, relaciones codependientes, patrones destructivos y autoestima. Promueve el cambio en uno mismo como consecuencia para estar bien con los demás. Convencida que uno logra encontrar sentido a su vida cuando le permite ofrecer sentido a la vida de los demás.

mail: [email protected]
twitter: @helenlebrija
teléfono: 5528996030
Consultorio: Bosque de Duraznos #75 (604B) Colonia Bosque de las Lomas.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte