You are currently viewing La Innovación y la Tradición Polaca Se Fusionan en Pierogi One

Por Joanna Wurmann

Obviamente, siendo chilena soy latina, pero mi familia, en realidad, no tiene más de cuatro generaciones en Chile. Todos mis ancestros anteriores provienen de alguna ciudad de Europa del Este. Por lo tanto, como comprenderán, en mi casa no solo se comían porotos granados o humitas, sino también borscht, pierogis y panqueques de papas, platos poco conocidos en los rincones de América. Así que cuando escuché sobre Pierogi One, no pude más que entusiasmarme con la idea de no solo probar esa cena que hacía mi abuela, sino también sobre la posibilidad de entrevistar al chef Adam Tarnowski a cargo de esta nostalgia familiar.

La emoción de adentrarme en Pierogi One no se debía únicamente a la promesa de reconectar con los sabores de mi infancia, sino también a la oportunidad de descubrir cómo estos platos tradicionales del este de Europa han sido reinterpretados en un contexto tan distinto como Miami. Una experiencia que apostaba por combinar lo mejor de dos mundos: la autenticidad de una cocina con raíces profundas en la tradición y la innovación propia de una ciudad cosmopolita.

Este lugar, ubicado justo frente a la bahía de Biscayne, a primera vista parece una modesta cocina con una terraza, pero en realidad esconde un acogedor comedor decorado con colores verdes, muebles de madera y arte polaco. Al entrar, me vi transportada a las tardes en la cocina de mi abuela, donde cada plato era una historia y cada sabor, un recuerdo. Aquí, en este rincón de Miami, han recreado un espacio donde esas memorias cobran vida, ofreciendo una auténtica experiencia culinaria polaca.

Durante nuestra charla, el chef Adam compartió perspectivas fascinantes sobre la cocina polaca, su filosofía detrás de Pierogi One y su innovadora aproximación a los platos tradicionales. “La cocina polaca es más pesada, adaptada al clima frío de Polonia, diseñada para calentar a la gente”, explicó, ilustrando cómo el contexto geográfico influye en las tradiciones culinarias. “El pierogi es nuestra comida tradicional, pero decidí agregarle un pequeño giro”, dijo, destacando su esfuerzo no solo por entregar una opción tradicional, sino también por reinventar esta comida clásica dentro de un ambiente más elegante y acogedor, donde los comensales pueden disfrutar de platos deliciosos en un entorno agradable.

Estos pequeños bocados de masa de Pierogi One, servidos en elegantes platos negros, ofrecen desde sabores tradicionales polacos como el de papa con queso hasta innovaciones pensadas especialmente para el paladar latino de Miami, como otros rellenos con carne picante acompañados de salsa de yogur, aguacate, cilantro y agave. “Es muy latino, pero aun así es un pierogi”, afirmó el chef Adam, ilustrando su creatividad y la fusión cultural que caracteriza su cocina. Otra de las creaciones originales de este chef es el que contiene camarón y cerdo, con salsa asiática, y que el chef describió como “un poco más parecido a un dumpling”. Además, reveló planes de introducir nuevos sabores, de camarón y vieira, y una innovadora creación de langosta con salsa de azafrán, ampliando la diversidad de su oferta culinaria.

Pero en este lugar, la tradición polaca sigue siendo el corazón de la propuesta. “Mantenemos la autenticidad. Tenemos muchos clientes polacos que aprecian poder elegir entre lo tradicional y probar algo nuevo”, aseguró el chef. La inclusión de sopas polacas clásicas y el schnitzel, que es más bien alemán, evidencia el esfuerzo por satisfacer tanto a paladares nostálgicos como a curiosos. “Servimos borscht rojo, que es un poco más del lado ucraniano. Pero también ofrecemos la sopa de pepino encurtido y la zurek, nuestra sopa especial, que es el borscht agrio blanco con la salchicha”.

El borscht, por ejemplo, nunca había sido de mis favoritos. En las reuniones familiares en casa de mi abuela, lo evitaba debido a su intensa acidez. Sin embargo, en Pierogi One, este plato tradicional se transformó completamente. El chef Adam logró un equilibrio perfecto entre el característico sabor ácido y un inesperado toque dulzón que me conquistó desde el primer bocado. Fue una revelación que me permitió, por primera vez, disfrutar de verdad este platillo, demostrando la habilidad del chef para reinventar los clásicos manteniendo su esencia. En el caso del schnitzel, que siempre me ha gustado, merece una mención especial. Este plato, siendo uno de los más vendidos del establecimiento y que parece sencillo en su concepción, estaba ejecutado a la perfección, rebosante de sabor y presentado generosamente, superando cualquier expectativa. Un recordatorio de que, en las manos adecuadas, incluso los platos más básicos pueden convertirse en una experiencia culinaria memorable.

Pero las sorpresas no se detuvieron ahí. Los pierogis dulces, en variantes de queso dulce, fresa y arándanos, fueron una revelación deliciosa, redefiniendo mi apreciación por este plato. Su equilibrio perfecto entre la delicadeza del relleno y la masa cocida a la perfección los convirtió en un postre excepcional y una grata sorpresa que extendió mi apreciación por la versatilidad de estos clásicos de la cocina polaca. “La mayoría de las recetas son de mi mamá”, compartió Adam, añadiendo una capa personal y emotiva a la experiencia de Pierogi One.

La transición del chef Adam del mundo corporativo a la pasión por la cocina refleja un viaje de autodescubrimiento y amor por el arte culinario. Desde sus inicios en la cocina de su madre hasta su experiencia internacional, cada paso ha sido guiado por el deseo de crear, innovar y compartir. “Lo que hacemos aquí es con el corazón”, concluyó, un recordatorio de que más allá de la técnica o la innovación, es el amor y la sinceridad en la cocina lo que verdaderamente resuena con quienes cruzan las puertas de Pierogi One.

Hoy, Pierogi One no solo es testimonio de este viaje, sino también un espacio donde cada plato es una invitación a regresar, a formar parte de una historia que continúa creciendo, planeando incluso abrir una segunda ubicación en Hallandale. “Lo que queremos es que la gente diga: «no podemos esperar para volver»”, afirmó el chef, subrayando su objetivo de crear experiencias memorables que inspiren lealtad y un deseo de regresar.

Pierogi One abrió sus puertas discretamente hace meses, dedicando este tiempo para ajustar cada detalle antes de recibir a un público más amplio. “Queríamos asegurarnos de que todo funcionara perfectamente bien antes de comenzar a publicitar”, compartió el chef, subrayando su compromiso con la excelencia desde el principio. Ahora, listo para dar la bienvenida a todos aquellos en busca de autenticidad y experiencias memorables, Pierogi One se destaca como un faro de la cocina polaca en Miami.

Joanna Wurmann, Editora y Corresponsal en Miami, Mujer y Punto.
Para más de Miami sígueme en @miamibyjoey
Fotografía y producción: Eduardo Hernández  @pickypicsstudios

Pierogi One, 990 Biscayne Blvd Miami,  www.pierogione.com

Agregar un comentario